Afirmaciones positivas: Cómo ponerlas en práctica

afirmaciones positivas

Ayer probé algo nuevo. Probablemente te reirás de mí, pero igual te lo contaré porque podría serte muy útil.

En la noche, justo antes de caer de sueño, realicé un breve ejercicio mental: Una afirmación. Me dije mentalmente:

“Me levanto por la mañana y me siento estupendamente. Lleno de energía”.

Lo volví a repetir unas dos veces más:

“Me levanto por la mañana y me siento estupendamente. Lleno de energía”.

Luego caí de sueño… En la mañana desperté y me sentí un poco agripado, incluso pensé que iba a empeorar a lo largo del día. Entonces, antes de levantarme de la cama, recordé súbitamente:

“Me siento estupendamente y lleno de energía”.

Lo volví a repetir otras 2 veces:

“Me siento estupendamente y lleno de energía”.

Para serte muy sincero, me sentí sólo un poco mejor. No sentí la energía fluir por mis venas, pero  me sentí animado para apurarme y seguir con mis actividades. Incluso pensé que sería una buena idea empezarlo a creer.

Camino al servicio social, me sentí con un poco de cuerpo cortado, cansado y decaído. Entonces súbitamente llegó el pensamiento:

“Lleno de energía…”

Es increíble lo sencillo que es programar la mente humana, tanto para lo bueno como para lo malo.

Yo ya conocía el poder de las afirmaciones, constantemente trato de probar las que más me gusten, pero me impresionó la mejora que pude experimentar de un estado de cansancio a otro estado repleto de energía.

Faltan dos minutos para las 10 de la noche y literalmente me siento aún con bastante energía. Cansado por el día, pero aún con ánimos de escribir. Es sorprendente, porque últimamente he tenido días muy pesados en los que a las 10 pm ya no puedo ni con mi alma.

Las afirmaciones realmente funcionan, sólo hay que saber cómo aplicarlas. Click To Tweet

No puedo asegurarte que te funcionen de la misma manera que a mí, pero estoy convencido de que pueden hacer mucho por mejorar tu estado de ánimo.

En este recurso gratuito, una de las 21 técnicas de las que platico es el poder de las afirmaciones. Da clic aquí para acceder a él.

Lo que sabemos de las afirmaciones

Varios estudiosos del comportamiento humano han llegado a la conclusión de que una afirmación positiva debe tener las 3 Ps. Aquí me dispongo a explicarlas brevemente por si no las conoces:

1. Personales

La primera P, se refiere a que las afirmaciones deben ser personales o en primera persona. Eso significa que no debes hablarte como cavernícola:

“Diego Peralta se levantará temprano”

Imagínate lo loco que sería hablarte en segunda persona. Diego no cree que esa sea una buena idea. Diego piensa que debes evitarlo:

“Yo me levanto temprano cada mañana”

¿Notas la diferencia? El subconsciente también. Aquí si es valido que seas algo egoísta y formules tus afirmaciones con Yo o Soy. También pueden iniciar con algún verbo:

“Soy un genio”

“Gano 500,000 pesos al año”

“Vendo 100 productos al mes”

Esos son buenos ejemplos. Tus afirmaciones dependerán de los resultados que quieras obtener, o lo que te gustaría mejorar. Pero es claro el punto ¿no? Que hablen de ti: de lo que vas a hacer, de lo que vas a conseguir.

2. Positivas

Jamás inicies una afirmación con una estructura negativa:

“No soy una persona viciosa”

“Yo no fumo”

“Evito el alcohol”

Las primeras dos, incluyen la palabra “no” y es muy obvio que son negativas. La tercera no la incluye, pero es negativa en el sentido de que estás intentando dejar el alcohol o evitarlo ––por poner un ejemplo, y tu subconsciente sólo se va a concentrar en la palabra: alcohol. Lo cuál, no será útil en tu propósito.

En ese caso, una afirmación más efectiva sería algo como:

“Soy una persona muy saludable en todos los aspectos”

“Cuido de mi cuerpo todos los días porque mi cuerpo es un reflejo de mi interior y es hermoso”

Ya me empecé a poner cursi ¿verdad? Las afirmaciones lo son. Y mucha gente subestima su tremendo poder.

3. En Presente

Sería ilógico escribir una afirmación así:

“Gané 70,000 pesos el mes pasado”

Se siente extraño, porque ya pasó el mes, ya no hay ningún efecto a futuro. Hablando del futuro; si formularas tu afirmación así:

“Ganaré 70,000 pesos el próximo mes”

Podría resultar más adecuado que en pasado, pero eso traerá un poco de preocupación y miedo. Podrían surgir pensamientos como:

“¿Y si no lo logro? ¿Para qué afirmo esto si no será verdad? ¿De dónde voy a conseguir todo ese dinero en este mes?”

Todas son preguntas válidas. Pero tú no quieres tener más preocupaciones, tú quieres resultados y los quieres pronto.

En cambio, prueba esta afirmación:

“Gano 70,000 pesos al mes”

Igual pueden surgir pensamientos saboteadores:

“¿Cómo que “gano” 70 mil al mes si eso no es cierto?”.

Por eso es una afirmación, porque quieres que se convierta en realidad. No es necesario que sea cierta este mes. Incluso si pasaran tres meses y aún no ganaras los 70 mil, te aseguro que te acercarías poco a poco.

Cada vez que repites: “Gano 70 mil pesos al mes”, tu inconsciente lo empieza a aceptar, y lo más interesante es que todo tu organismo ––incluyendo tu mente––, se pondrán a trabajar poco a poco, para que logres alcanzar ese resultado.

No es que repetir la frase mágicamente vaya a “atraer” 70 mil pesos a tu vida. Yo pienso que el milagro está, en que tu inconsciente aceptará esa instrucción, y tu organismo completo comenzará a EJECUTAR las acciones necesarias para que la “realidad” de tu mente, se corresponda con tu “realidad” externa.

Recuerda que el cerebro no distingue entre pensamientos conscientes o inconscientes. Crea la más maravillosa “realidad mental” que puedas. Luego, todo tu organismo se empezará a ponerse en acción y a trabajar muy duro para alcanzar los 70 mil pesos, o cualquier meta que desées.

¿Aún no te convence el poder de las afirmaciones positivas? Tengo un reto para ti.

Ponlas en práctica

Hoy es domingo por la tarde, tuve una semana movida y aunque dormí poco, me sigue funcionando la afirmación que encontré por ahí y adopté. Literalmente: me siento lleno de energía.

Te reto a que la pruebes y me platiques tu experiencia luego de una semana:

“Me levanto por la mañana y me siento estupendamente. Lleno de energía”

Repítela al menos 3 veces en tu mente ––o en voz alta si te es posible––, justo en el momento en que vas a caer de sueño.

Al despertar, utiliza esta variante:

“Me siento estupendamente y lleno de energía”

Repítela al menos 3 veces, levántate de la cama y estírate, quedando en una posición de poder, como si hubieras ganado una medalla de oro y estuvieras en el podio.

Imposible que no mejore tu estado ánimo al despertar luego de una semana, con este pequeño ejercicio.

¿Practicas alguna afirmación positiva diariamente? Compártela en los comentarios. Puedes seguir mi página de facebook dando clic AQUÍ. En otras redes sociales puedes encontrarme como: @diegoperaltanet Agrégame :).

The following two tabs change content below.
Blogger, estudioso por convicción de las nuevas tecnologías, el Liderazgo y el Desarrollo Personal. Busco felicidad cada día, lucho por ella y por mis metas. Sígueme en las Redes Sociales como: @diegoperaltanet

Latest posts by Diego Peralta (see all)

Powered by Facebook Comments

About The Author

Diego Peralta

Blogger, estudioso por convicción de las nuevas tecnologías, el Liderazgo y el Desarrollo Personal. Busco felicidad cada día, lucho por ella y por mis metas. Sígueme en las Redes Sociales como: @diegoperaltanet